A un año del atentado en Las ramblas de Barcelona

No hay comentarios

Para hacer esta crónica hice un viaje en el tiempo. Me fui de Barcelona escapándome. Cuando se acercó la fecha pasé llorando esa semana, dándome cuenta que el dolor era más grande de lo que me había dado cuenta. Volví ocho meses después a reencontrarme con mi segunda casa, extraño sus callecitas llenas de historia y sus pasadizos llenos de turistas e inmigrantes. Algo parecido a esto salió publicado en El País. Esto, tiene más sentimiento, es desde mi yo más puro y tuvo horas de trabajo. En este link está la versión de la web del diario donde está lo mismo pero mi esencia se nota menos.

Volver ocho meses después.
Lo pienso mil veces, a veces el recuerdo me invade y me persigue. Salía casi todos los días de la semana hasta Liceu o Plaza Cataluña. A veces cruzaba en bici, otras caminando. Algunos días bajaba al metro en una u otra parada y repetía el ritual. Lo hacía para moverme por la ciudad. Las Ramblas entre Liceu y Plaza Cataluña, ahí donde está La Boquería, eran mi casa. Así de sencillo.

Próxima estación, Liceu, dijo la voz del metro primero en catalán después en castellano, como siempre se abrieron las puertas y elegí la salida más al sur, la que daba a la puerta del teatro porque volvía al barrio y lo iba a recorrer desde el principio.

Me había ido de Barcelona, cuando no hacía ni un mes del atentado, cuando todavía sufría de lo que (ahora me autodiagnostico) como estrés postraumático y la verdad es que en esas últimas semanas no me animaba a bajar al metro y caminaba mirando a todos lados, como si en cualquier momento la furgoneta asesina apareciera de nuevo.

Recorrí una vez más, en silencio las Ramblas, ese mismo lugar donde aseguraba había hecho un surco de tanto recorrerlo de arriba abajo. Algunas veces paseando con un chocolate o Frappuccino en la mano, otras –la mayoría– atrasada, con mi latina impuntualidad.

Camine y pensé en el atentado. Pensé en los turistas, que andaban cargando valijas, comprando flores, hacía el puerto, la Boquería, el Museo de Cera o se escabullían en los pasadizos del barrio Gótico y Raval. Mientras, iba hacia Plaza Cataluña, buscando las cosas que había dejado hacía ocho meses cuando los restos de los homenajes aún permanecían ahí. Ahora no quedaban ni rastros, las Ramblas habían dejado ir el horror.

Caminé despacio, paré a comprar el café en el puesto de siempre. Llegué a donde había empezado todo, donde la furgoneta había subido y donde yo bajaba al metro a veces. Noté un cambio. Bloques de concreto impedían la entrada de vehículos en la cabecera de la vía peatonal y algunas personas los usaban de bancos.

Me quedé mirando las Ramblas hacia abajo, como parecían repletas siempre y volví a sobre mis pasos. Me acerqué a los mismos puestos donde la mañana del 18 de agosto, el día después del atentado, había hablado con comerciantes. Nadie quiso decir nada. “Es un tema muy doloroso, preferimos no hablar”, así todos.

Seguí caminado. Todo parecía normal, pero algo había cambiado, supongo que no solo dentro mío, la palabra atentado, cobró otro significado.

17A, el día de la tragedia

“Atentado terrorista en Las Ramblas de Barcelona”, la noticia irrumpió hace un año y conmovió a España, Europa y el mundo. Desde el famoso 11M, el 11 de marzo de 2004, cuando Al Qaeda atacó Atocha, la estación de trenes más importante de Madrid, España había permanecido intocada ante el extremismo religioso musulmán.

El atentado tomó por sorpresa a la ciudad catalana donde el islam y el catolicismo; el castellano, el catalán, el árabe y el inglés, conviven tan bien. El bochornoso calor de la tarde de verano de agosto tenía a muchos en la playa de la Barceloneta, Bogatell y los más osados habían escapado a Badalona o Casteldefells; otros se habían refugiado en los aires acondicionados de tiendas, hoteles y cafeterías que abundan en la ciudad, y cerca de las cinco de la tarde la calle estaba más tranquila de lo normal.

De todos modos, las Ramblas, como paseo peatonal imperdible para todo visitante, estaban repletas de turistas que paseaban entre los puestos de flores, revisterías y tiendas de recuerdos. Algún locatario las cruzaba, siempre jugando carreras de obstáculos entre los vendedores de “palo selfie” y turistas distraídos que posaban para alguna instantánea, mientras hacían malabares para sostener las compras que acababan de hacer en el supermercado que estaba sobre Raval para volver a su casa en el barrio Gótico o volvían de hacer alguna compra en las tiendas del Gótico a casa en Raval.

Era un día de verano normal o al menos lo fue hasta ese momento. El 17 de agosto de 2017 -17A- la frase “No tinc por” (No tengo miedo, en catalán) cobró un significado distinto para los habitantes de Barcelona.

A las 16:54, Younes Abouyaaqoub subió a las Ramblas a la altura de Plaza Cataluña en una furgoneta y recorrió 550 metros sobre la avenida peatonal hasta la parada de metro Liceu, casi la calle L’Hospital. En el camino atropelló a 139 personas. 13 fallecieron en el lugar y una en el sanatorio al que fue trasladada.

Durante unos minutos las Ramblas fueron solo gritos de miedo y dolor, más tarde las sirenas y los helicópteros. Luego, silencio.

Via Laietana se convirtió en la ruta directa en la que las ambulancias trasladaban a los heridos hacia el Hospital Del Mar, ubicado sobre Barceloneta y durante muchas horas los vecinos que vivían a un kilómetro a la redonda no pudieron salir ni volver a sus hogares porque se instauró la operación jaula para intentar dar con el paradero del conductor de la furgoneta.

Las imágenes del horror comenzaron a circular en redes sociales, las noticias falsas también, y el terror se materializó en el rostro de Younes Abouyaaqoub, el perpetrador del atentado al que la policía no lograba detener.

Horas más tarde en una playa, Cambrils, a pocos kilómetros de Barcelona compañeros de Abouyaaqoub intentarían continuar su ataque, sin embargo fueron abatidos rápidamente por la policía. Los sucesos de Cataluña dejaban a todos asombrados.

El día después.

La mañana siguiente, después del sufrimiento y el dolor del día anterior levantarse fue difícil para muchos. Llegar a las Ramblas y Plaza Cataluña, más aún. Sin embargo, Barcelona se levantó al grito de “No tinc por” como una arenga que le hacía frente al terrorismo. En los lugares donde las víctimas cayeron fueron formándose ofrendas espontáneas y donde la furgoneta frenó, justo donde está el mosaico de Miró en el suelo de las Ramblas un inmenso homenaje comenzó a crecer con mensajes de amor.

Al mediodía, autoridades llegaron al centro de Plaza Cataluña para decir no al terrorismo y mostrar solidaridad con el pueblo catalán.

Finalizados los discursos todos marcharon en silencio, recorriendo nuevamente el camino de la camioneta en homenaje a las víctimas y en señal de respeto.

El yihadismo había dejado su huella de terror.

Los días siguientes no fueron normales. La ciudad quedó alterada. Younes Abouyaaqoub escapó de la policía durante tres días y finalmente fue abatido de seis disparos, no sin antes matar a un hombre y atacar a algunas personas.

Presente: Los archivos del caso revelan que podría haber sido peor

Hoy, tras un año de investigación, la Justicia española trata de averiguar si los terroristas tuvieron colaboración en el extranjero. Habían viajado a Francia días antes y tenían contacto en Marruecos con el Iman de Ripoll, ideólogo de los atentados originales, informó la agencia EFE.

La investigación descubrió que los atentados del 17 de agosto de 2017 eran obra de jóvenes inexpertos, crecidos en Ripoll, una pequeña población cerca de la ciudad catalana Girona, de origen marroquí y liderados por el imán Abdelbaki Es Satty, presunto cerebro de la célula terrorista.

Abdelbaki Es Satty y otro presunto yihadista murieron unos días antes a causa de la explosión de una casa de Alcanar cerca de la localidad de Tarragona al sur oeste de Barcelona. Allí preparaban bombas para atentar el 20 de agosto en la basílica de la Sagrada Familia, el estadio del FC Barcelona y discotecas populares de Barcelona como Razmatazz, según el informe policial recogido en el sumario judicial.

La figura de Es Satty preocupa a las autoridades ya que radicalizó rápidamente a los jóvenes terroristas y no se aclaró cómo pudo persuadir a un grupo de jóvenes que, hasta entonces, no había mostrado un excesivo interés religioso, informó EFE.

Por su parte, la Policía española ha tratado de reconstruir el viaje relámpago que varios de los terroristas hicieron días antes de los atentados a París, donde compraron una cámara fotográfica en un centro comercial y merodearon por la torre Eiffel. Según las hipótesis, el objetivo del viaje pudo ser recibir las últimas instrucciones sobre los ataques o conseguir detonadores para los explosivos, hecho que podría vincular a los terroristas a un grupo más grande de extremistas.

Gracias al trabajo de un equipo hispanofrancés de investigación, en febrero pasado fueron detenidos en Francia tres personas vinculadas a Driss Oukabir, el presunto miembro de la célula que alquiló la furgoneta del atropello masivo de Barcelona.

En tanto, en Marruecos —país al que algunos tenían previsto viajar tras los atentados— fueron detenidas once personas presuntamente relacionadas con el grupo, entre ellos un vendedor de las garrafas de gas que en Ripoll había sido vecino del autor material del atropello masivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s