Las razones por las que este 8 de marzo paro, por todas las mujeres y por mí

No hay comentarios

“No te quejes, porque si te quejas van a pensar que estás haciendo un berrinche”… “No te quejes de tu salario, porque hay personas que titulan el diario y ganan lo mismo que vos”… “No te quejes, porque queda feo”.

La palabra NO, no existe en mi vocabulario. Es como que desde que soy chica todos los NO los convierto en Sí y no es un berrinche, ni un capricho: ES PELEAR POR LO QUE ES JUSTO.

No me caracterizo por ser una persona que se conforma, soy inquieta, movediza y siempre estoy buscando algo nuevo para hacer. Tengo que agradecer a quienes me dieron alas para eso, a mis padres, que supieron entender que para mi nunca existió la palabra NO y que mi camino iba a ser por mi misma, aunque no lo compartieran.

Todo esto viene a cuento de la cantidad de NO a los que nos enfrentamos las mujeres cada día por vivir en una sociedad machista y patriarcal.

Las mujeres estamos llenas de NO. Es cierto que hace 100 año había muchos más NO que ahora, pero yo nací ahora y no me conformo con la realidad en la que vivo.

El 8 de marzo paro porque la mujeres de hoy y de mañana merecemos vivir en una sociedad más igualitaria y equitativa.

Las mujeres merecemos ser respetadas y no tomadas a la ligera por tener intereses diferentes que los hombres y si tenemos los mismos intereses merecemos todo el respeto del mundo, porque el cromosoma X no nos hace más tontas.

El 8 de marzo paro porque no quiero vivir en una sociedad que lo único que espera de mi es que tenga hijos y que si quiero tener hijos sea a mi tiempo y a mi manera, porque no soy una reproductora social por obligación.

El 8 de marzo paro porque las mujeres merecemos independencia y libertad en todos los sentidos.

El 8 de marzo paro porque quiero que no haya carreras de mujer y de hombre, techo de cristal, brecha de género y miradas condescendientes.

Paro también porque quiero que me escuchen, a mi y a todas las que no vivimos cómodas en un mundo donde todos los privilegios se los han llevado solo un puñado de hombres. Porque siempre, el cromosoma Y parece dar una ventaja en esta sociedad.

Paro porque estoy harta de ser llevada contra las cuerdas para mostrar que valgo, una y otra vez, en todos los ámbitos en los que me muevo porque aparentemente el color del pelo o los gustos estéticos determinan las capacidades de una mujer.

Paro porque todos los días recibo agresiones, micromachismos, que de alguna manera son formas de violencia de género. Desde insultos en las redes sociales a mi trabajo, hasta “piropos” en la calle o compañeros de trabajo que me toman el pelo y piensan que no me doy cuenta (tranquilos chicos, me doy cuenta solo que se los dejo pasar).

Paro, porque estoy cansada de hacerme la tonta y dejar pasar cosas cuando sistemáticamente la condición de mujer o de mujer joven hace que seas automáticamente menospreciada y que cuando protestas sos una loca o una desubicada.

El 8 de marzo paro, porque quiero un futuro mejor. Porque aunque no estoy en un puesto de decisión o de poder quiero que mi voz se escuche bien fuerte, porque yo también soy mujer y no estoy conforme.

Antes loca que sumisa, este 8 de marzo yo paro.

Foto: instagram @pendientera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s