Algunas razones por las que todos deberíamos ver 13 reasons why

No hay comentarios

Hace algunos días (ya bastantes, porque empecé a escribir esto hace como dos semanas) vi 13 reasons why y la recomendé en Eme. Sin embargo, más allá del contenido de la serie en general me parece que pese a tener una estética teen trata temas serios y profundos como el suicidio, el bullying, cyberbullying , la búsqueda de ayuda ante problemas, la violación y en muchos casos la violencia de género.

Hacé 10 años que entre en la Universidad, por lo que hace la misma cantidad de años que terminé el colegio y lejos de haber vivido las situaciones que vive Hannah en la serie creo que todos hemos experimentado en mayor o menor medida situaciones similares.

No sé cómo es la adolescencia de hoy, el contacto que tengo es mi hermano de 17 años y creo que es bastante tranquilo. No obstante, me parece que es una serie que todos deberíamos ver, especialmente aquellos que trabajan con jóvenes.

No es que la serie diga demasiadas cosas nuevas, 13 reasons why como serie y como libro forma parte de una tendencia. Se parece a Perks of being a wallflower (Las ventajas de ser un marginado), también libro llevado a la pantalla grande, se parece a las obras de John Green: Ciudades de Papel, Bajo la misma estrella o Buscando a Alaska. Pero que todos tienen algo en común, de alguna manera denuncian situaciones que viven los adolescentes y de las que los adultos permanecen ajenos por no involucrarse o no querer comprender totalmente lo que los adolescentes pasan.

Todos hemos estado allí. Probablemente las experiencias de nuestra adolescencia y de ser jóvenes adultos sean las que marquen el resto de nuestra vida y por ello hay que prestar atención a quienes nos rodean. En aquel momento, las situaciones dramáticas parecían el fin del mundo, tanto que muchos jóvenes deciden que su vida debe terminar.

Algunos se deprimen, otros desarrollan trastornos alimentarios, todo afectado por lo que vivimos en esa etapa de la vida en la que buscamos ser aceptados. Si estás lo suficientemente bien los golpes que sufrís durante la adolescencia te hacen más fuerte, pero si no tenés los pies bien puestos en el suelo las cosas pueden terminar como en 13 reasons why.

Lo que me pareció muy fuerte y que también sigue una tendencia fue cómo la serie trata algunos comportamientos machistas o micromachismos con los que hemos crecido a lo largo de nuestras vidas. Voy a contar una anécdota. Hace un tiempo, cuando mi hermano chico (tiene 11 menos que yo) no tenía novia, tuvimos una charla. Yo le preguntaba si no le gustaba ninguna chica y el me respondió que no. Le pregunté por qué y su respuesta fue que todas se emborrachaban y se apretaban a varios en una noche y eso no le gustaba, no me acuerdo qué termino usó para definirlas. Mi feminista apareció al instante, cuando le dije ¿y si un varón lo hace? su respuesta fue: “no me parece mal, pero es así la sociedad es machista”. Bueno, al menos se lo plantea pensé, en mi época te tildaban de chango y no sé si alguien se planteaba que hacer eso estaba mal.

En castellano no tenemos una palabra para lo que en inglés es el “slut-shaming” que tendría una traducción literal de “avergonzar a la puta”. Sin embargo eso no quiere decir que no exista. Habitualmente juzgamos a las mujeres por tener comportamientos que no están mal vistos en los hombres y probablemente en la adolescencia es cuando este tipo de discriminación se practica.

A las mujeres no nos preparan desde niñas para tener claro que nuestro cuerpo es nuestro y que nadie tiene derecho a violentarnos. Que levante la mano quien no recibió un manotazo en la cola, un roce o similar de conocidos o desconocidos en una situación de vulnerabilidad, y la respuesta del entorno probablemente justificó el comportamiento del abusador porque una estaba muy “provocativa” o similar.

13 reasons why me dejó pensando. Pensando en muchas cosas. Por un lado me obligó a repasar las situaciones similares que viví, las veces que me sentí violentada, las veces que fui blanco de machismos perpetrados por mujeres, las veces que una “amiga” no fue capaz de ayudarme, las veces que sufrí ese “slut-shaming”, todas esas veces que escuche comentarios y también todas esas veces en las que no fui parte de la solución, que no hice más por el resto y que fui testigo una y otra vez de otros slut-shamings y no hice nada por pararlos.

13 reasons why me hizo pensar que tenemos que intentar ser parte de la solución y no del problema. Tratar de conectar con los adolescentes que son los reyes del drama y ponernos en su lugar, porque tuvimos la suerte de superar esa etapa y por sobre todas las cosas trabajar para que tengamos una sociedad más abierta y con menos problemas de este tipo.

Esas cosas pasan, no pasan solo en la adolescencia, porque los comportamientos se prolongan hasta los largos 20s y seguimos mirándolos pasar. Entonces, hay razones para ver 13 reasons why.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s