Un país nostálgico

No hay comentarios

Entre los muchos apelativos que el Uruguay recibe no hay ninguno que quizás nos identifique más como que somos nostálgicos.

Lo escribo hoy, claro, cuando la fiesta de la”Noche de la Nostalgia” hace que nos olvidemos que mañana es feriado porque el 25 de agosto de 1825 los treinta y tres orientales proclamaron la libertad de los españoles, los portugueses y los imperios que quisieran dominar la Banda Oriental; hicieron una Ley de Unión, en la que manifestaban que querían ser parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata; y eligieron su bandera, la que hoy conocemos como la de los treinta y tres.

Nostalgia, eso celebramos en Uruguay esta noche, nostalgia de que “todo tiempo pasado fue mejor”, por eso escuchamos la música que escuchábamos antes. Los de mi edad sentimos nostalgia de los ’90 y los ‘2000. Los que tienen la edad de mis padres miran la música de los ’60, ’70 y ’80 con anhelo.

Pero es más que música, es una actitud, una forma de vivir. Tengo teorías de cómo empezó eso, pero son teorías, no tengo evidencia más que historias que he escuchado por aquí y por allá.

Calculo que tiene que ver con que en algún momento este paisito, que tiene la capital más austral del planeta, en algún momento se sintió “la Suiza de América” y que siempre vamos a desear volver a la “época de las vacas gordas”, cuando una Europa golpeada por la guerra nos hacía ricos y nos hacía sentir más cerca.

Mi abuelo, el que me queda, tiene 84 años, mi abuela 90, mi otra abuela cumple 77 en unos días. Pero quiero volver a mi abuelo, el de 84 años, Coco (el que me hizo hincha de Danubio y que tiene la culpa de que yo sea feminista y muchas de las cosas que soy).

Coco es famoso por sus historias, si hablan un par de veces con el seguramente les cuente aquella vez en que la hinchada de Danubio tiró un bar entero para afuera, o cuando los jugadores de Danubio vistieron al Toto o al Esteban (no me acuerdo) de jugador y le hicieron creer al técnico que traían un fenómeno a probarse o el día que le robaron la plata a un primo y brindó toda la noche “a la salud de quien paga” sin saber que era él mismo.

Coco es la imagen de la nostalgia y la juventud perdida. No he logrado que mande mensajes de texto o abra el whatsapp (aunque se esfuerza y si lo hiciera más debería dominarlo) pero él vive recordando aquellas anécdotas, aquellos tiempos pasados, cuando todo era mejor. Lo pongo a él de ejemplo, porque  me parece que representa a la razón por la que hoy celebremos nostálgicamente, escuchemos música de antes y los que ya están pasados de edad para salir a bolichear se animan a bailar toda la noche.

Celebrar la noche de la nostalgia es eso, en vez de mirar hacia adelante seguir colgados en que “todo tiempo pasado fue mejor”. No es que no salga, o que la niegue, tengo nostalgia, recuerdos, memorias de otras epócas, pero soy más de las que piensan “que lo mejor está por venir” si es que vamos a hablar con frases hechas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s