A propósito del día contra la violencia de género

No hay comentarios

Hace casi un año o un año más o menos que tengo este blog. No escribo lo seguido que debería, pero intento mantenerlo. Me encanta este diario íntimo público que llevo, donde mi escritura es recreativa, considerando que normalmente escribir es mi trabajo.

Hace un año uno de mis primeros posts fue sobre el acoso callejero, uno de los tantos que sufrí. Lamentablemente ese post provocó la burla de algunas personas que lo difundieron riéndose de mi, sin entender que eso que hicieron solo fomenta la neurosis social.

Soy feminista, claramente, entiendo y reclamo que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades, los mismos derechos y que la sociedad nos trate como iguales. No soy necia, sé que no necesariamente hombres y mujeres tienen los mismos intereses o se vinculan de la misma manera, hay cuestiones de género que están profundamente arraigadas en la sociedad moderna y que el cambio debe ser paulatino. Por eso trabajo en Eme de Mujer y defiendo mi trabajo a muerte, porque cuando escribo una nota sobre moda o el cuidado de la piel, etc, entiendo que esas cosas nos interesan a las mujeres, nos preocupamos por 200 millones de cosas más que los hombres, aunque cada vez más hombres se interesan por esas cosas.

En mi transitar por la vida he descubierto que lamentablemente las mujeres solemos justificar todo lo que hacemos, cosa que a los hombres no se les exige: si nos ponemos ropa que muestra piel, si nos tapamos mucho, si estamos flacas, si estamos gordas, si nos acostamos con muchos tipos, si nos acostamos pocos, si tenemos una pareja, si tenemos muchas, no importa, siempre nos justificamos y llega un punto que esos cuestionamientos nos  violentan.

Todos los días me pregunto por qué en las dos cuadras que camino desde el auto al diario, todos los días, sin excepción me cruzo con algún hombre que tiene necesidad de decirme algo, automáticamente hago un repaso de mi vestimenta, de cuán tapada estoy, de si el jean o la calza me ajusta o si me quedó la cola al aire, cuando me encuentro haciendo eso me enojo conmigo misma por ser víctima de ese pensamiento patriarcal, en la que ser atacada en la calle o mirada como un pedazo de comida tiene que ser culpa mía, o tengo que justificarlo.

Tener ls mismas oportunidades, estar en igualdad de condiciones, no quiere decir que las mujeres y los hombres son exactamente iguales, es natural que haya diferencias, pero hay que desterrar el “algo habrá hecho”, “está muy provocativa”, “es un chango” y todo ese tipo de frases que escucho a diario. Siento que la violencia de género está instalada en la sociedad y que todas las mujeres somos víctimas de ella en distintas proporciones a diario.

Ser juzgada por cómo me visto, si me maquillo, si me pongo un escote, si estoy gorda, si estoy flaca o como sea, considero que es violencia de género y ya que quiero una sociedad que busque la igualdad espero que todos nos tomemos cada día un momento para reflexionar. Hombres y mujeres, porque la sociedad es machista por ambas, quizás los hombres son quienes la aplican de manera menos sutil, pero las mujeres también nos atacamos entre nosotras. La cultura de la violación, de la agresión sexual, de la agresión verbal y de la agresión física no deberían existir en el Siglo XXI.

A propósito de esto dejo una infografía de ONU Mujeres que habla sobre el tema, como para que nos conscienticemos. Esta escalada de violencia implícita y explícita debe terminar y rápido.

http://beijing20.unwomen.org/es/infographic/evaw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s