#Worstweekever

No hay comentarios

Cuando la semana viene de malas, viene de malas, no hay con qué darle y hoy hace 7 días que todos los días pasa algo diferente… pérdidas, tristeza, choque, es como si el universo conspirara para enseñarnos algo…

Pero, más allá de todo hoy quiero hablar de la vida y la muerte y de la vida en general, porque a los casi 25 años se supone que se está en la flor de la vida, para disfrutar y por momentos se olvida de que la vida tiene un fin o de que a veces hay que parar y decir basta antes de que pase una desgracia.

El jueves de noche tuve un accidente de tránsito, no estaba bien anímicamente y por eso estaba siendo súper prudente con mi manejo, sin ir a exceso de velocidad y bajando los decibeles. Volvía de un cumpleaños a las 12:30 de la noche, sola y por la rambla de la Barra de Carrasco.

Como salí a la rambla en un lugar que no podía tomar rumbo al este fui unas cuadras para atrás para poder ir a casa, mientras estaba parada un hombre entró a la rambla en un auto sin mirar. Hubo bocinazos y todo se calmó, miré que no viniera nada hacia mi derecha y arranqué, cuando miré a la izquierda tenía los dos autos encima, habían chocado, estaban frenados en la rambla y sin prender los pica pica…

El cinturon me falló, no iba a más de 20, el auto se le destrozó la careta, el radiador, y a mi de me destrozó el labio de arriba. Por suerte tenía un aparatito de los dientes que uso para no bruxar y arreglar detalles de los dientes que evitó que terminara con los dientes fracturados, pero me cortó la parte interna del labio y me golpeé la nariz. Había mucha sangre pero en la adrenalina no sentía dolor ni me impresionaba. Llamé a Mamá, llamé a mi novio, le avisé a mis amigas.

Uno de los involucrados en el accidente no me preguntó como estaba, y fue el quien provocó el accidente. Vino el Semm y dos móviles de la policía… Bien de policías, como hablaba raro (porque tenia la boca llena de sangre) y tengo pelo rubio pensaron que era extranjera, insólito…

Terminé a las 2:30 de la mañana, el auto quedó en una estación de servicio y ya está en el taller. Me rompí la boca, parece que me hubiese inyectado botox, pero estoy bien, más allá del golpe y de la tensión corporal que me tiene agotada.

Cuento esto, porque sumado a otras cosas dolorosas que pasaron esta semana, pienso que todos aquellos que a veces nos impedimos disfrutar el hoy tenemos que aprovechar cada día con alegría, amar mucho, disfrutar mucho y aprovechar la vida al máximo, porque somos finitos, y si no disfrutamos del aquí y ahora no podemos volver el tiempo atrás…

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s