36 horas en Buenos Aires

No hay comentarios

la foto

Buenos Aires es una de esas ciudades que siempre me recibe con caos y descontrol, sin embargo este viaje fue diferente.

Llegamos el domingo al mediodía y prácticamente no había tráfico, hacía calor pero se podía tolerar. Nuestra primera parada fue el departamento donde dejamos el equipaje y nos fuimos a Burger King, mi parada obligada porque venden el único combo vegetariano que he encontrado hasta el momento, asi que si sos vegetariano y estás en Buenos Aires proba el Soja Bio, deli!

Después de almorzar bajamos al subte donde por alguna extraña razón los molinetes estaban abiertos y no había que pagar el viaje. Transbordo de por medio, llegamos a los outlets de Gurruchaga y Aguirre.

Después de mirar mucha ropa, entrar en muchas tiendas y que Maty se comprara de todo, me di cuenta que no iba a encontrar nada diferente a lo que compré en el BlackFriday, por lo que me focalicé en mis artículos preferidos: tacos y carteras.

Después de tres horas de caminata volvimos al depto a descansar, cenar y a dormir. La TV argentina era puro fútbol y cuando terminamos de ver el tercer partido empezó un documental sobre la familia Fort, una joyita.

A la mañana siguiente fuimos a “Farmacity”: mi perdición. Los productos de belleza de todo tipo y tamaño regalados, dejé la mayoría del dinero allí y hasta una mini planchita compré.

Volvimos al departamento y salimos otra vez a hacer mandados y seguir comprando. El calor insoportable, definitivamente diciembre es un mal momento para visitar Buenos Aires.

Más outlets y avenida Córdoba. Plaza Serrano fallido, cierra lunes y martes, mis últimas esperanzas de comprar ropa se desvanecieron.

Terminamos en el Alto Palermo, merendando en Starbucks, rompiendo la dieta con un Vainilla Cream, delicioso!!!

Al final en Santa Fe encontré los zapatos que quería, éxito total!

En cansancio nos jugó a favor, porque el temporal nos agarró en el departamento. Lo vimos todo desde el piso 18, arco iris incluído y cuando nos fuimos a las 12:00 de la noche ya había estrellas.

Lástima que el viaje de vuelta fue lento y que un grupo de personas se dedicó a molestar durante las dos horas y media del barco. Finalmente llegamos a Montevideo a las 7 am y con la sensación de haber estado de viaje más de 36 horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s